Empezaba a vivir la noche
Sin nombre especial. Cualquiera.
Sombras con aliento rojizo
Besaban el aire candente.
En agradable relente
Luna plena, con su hechizo
Los jóvenes en su ambiente.
A flor de piel el  instinto
Solo deseo en la mente.
Entre  nervios que se alteran
Se unen. Vehemente.
Y, consumada su entrega,
Callan. Sencillamente.
Y esta noche, casi eterna,
Tiene su nombre inherente.
             &nbsp Su noche 

<< Índice de Poemas >>

15585

RECIBA MIS ESCRITOS POR EMAIL

Suscríbase a nuestro boletín electrónico.

15856
Ir arriba