Con la iglesia dictadora

De la época franquista 

Curas y frailes del reino

Rezaban las letanías

 

Como mi querido Presi

Se ha convertido en el Papa

De todos los comunistas,

Diremos “ora pro nobis”

Para que su santidad

Y recua separatista

No logren hundir España

 

Nunca pude sospechar

Cuando hacia la carrera

Que sentencias de Supremo

Serían mera quimera.

 

Ahora el Presi me ha enseñado

Que eso son solo puñetas

Porque el socialismo enerva

Emputece y alimenta

Y esas son grandes virtudes 

Que a mi ego sulivellan

Y me levanto feliz

Creyéndome sus proclamas

Mentirosas y groseras

 

Aunque me tiene enganchado

Pues habla con tanto amor

Al dirigirse a Junqueras

Que me he vuelto cuasi-loco

Y a él se le gira el ojo

Ante palabras tan güeras

 

Y, de Rufián, sobre todo,

Le dice cosas tan tiernas

Que sonrío y me sonrojo

De sus palabras de amor 

De sus eternas promesas

Aunque Rufián siempre obre

Como su apellido expresa

 

            MORALEJA

Un tonto es un misitonto

Que su personalidad se crece

Cuando cree que amanece

Porque hay un faro en el fondo

Siendo la noche evidente. 

En un invierno rabioso.

Colabora

Mis ventas se dedican a beneficencia 

 

Ir arriba