Recorreremos los inciertos pasajes de la vida
Arropados con  andrajos de lisonjas
Cabalgando entre  luces que sonrojan
Desde la noche que empieza, hasta que nace el día
Caminaremos de la mano, en armonía,
Por caminos de helechos y de rosas
Gritándole a  este mundo nuestras cosas
Que Yo soy solo tuyo, y Tú eres  mía.
Dormiremos como a Ti te apetecía
Cuando éramos amantes encubiertos.
Y  la luna. a la noche ensombrecía.
Apretada la piel de nuestros cuerpos
Al susurrarme al oído picardías
Nuestro mundo …locuras y lamentos

<< Índice de Poemas >>

15585

RECIBA MIS ESCRITOS POR EMAIL

Suscríbase a nuestro boletín electrónico.

15856
Ir arriba