Caminaba en un mundo sin estrellas
Las nubes se balanceaban con el viento
Atrayendo a la esperanza, hasta el momento,
En que el mundo se librara de las guerras
Descansaban los mares de sus útiles  mareas
Nacidas de una  luna que las pone en movimiento
Cautivando con  dureza, y tristeza,  a un universo
Que nunca tiene paz, solo promesas.
Expectativas en un cosmos misterioso
Sometido a suaves cantos de sirena,  
Tantas veces triste, siempre hermoso
Nadie sabe el infinito quien lo crea
Quién promueve que no sea maravilloso         

                   Quién impide  a la bondad que sea  eterna 

15585

RECIBA MIS ESCRITOS POR EMAIL

Suscríbase a nuestro boletín electrónico.

15856
Ir arriba