En alaró, Lunes

  Hoy es lunes en Alaró, como en la mitad del mundo. El día está ensombrecido, con un sol semi-oculto propio de la primavera, que alumbra este rincón de la isla, sito en la ladera de la sierra de Tramontana.  Es lunes, pero no es como en la mitad del mundo, porque, aquí, hay paz en el ambiente, y porque la vida se mueve al ritmo isleño, sin las prisas que enferman la esperanza del porvenir y agotan el pensamiento del futuro.

Hoy en Alaró es lunes. Acunado en mi tiempo que se ha ralentizado, durmiendo en el espacio de mis fantasías, descansando sobre mi apacible imaginación, lejos del tronar de los misiles que arrasan lejanas tierras, para satisfacer una ambición, inhumana, que no la frena el sufrimiento de los más desprotegidos.

Allí, no es lunes. Allí, no hay vida. Allí no hay esperanza. Allí no hay ilusión. Allí no hay más que la idea de sobrevivir, de seguir caminado sobre los rastrojos de campos mantenidos en barbecho, para regarlos con la sangre de inocentes, derramada por aquellos que se autotitulan salvadores de la humanidad. Allí no es lunes, es un eterno domingo, porque el hambre y el miedo, se soslayan rogando, en muchos idiomas, pero al mismo dios al que, Cristo en la cruz, le dirigió su queja, “Deus meu, ut quid dereliquisti me” (Dios mío, porqué me has abandonado).

Es un eterno domingo, porque la ansiedad se aleja, mediante jaculatorias, o mantras,  dirigidas  a dioses todopoderosos, a los que se les supone el don infinito de la caridad; pero que, en las catástrofes, solo sirven para  paliar la pequeñez  de una humanidad, que necesita, para perdurar, mirar hacia un firmamento, aunque siempre esté cambiante, y muchas veces nublado;  y como paradoja, seguir soñando, entre escombros,  con otros espacios, en los que  contemplarán,  eternamente,  la cara del mismo dios que permitió  tanta maldad, tanta tragedia.

Hoy en Alaró, es lunes. Hoy en Alaró, es primavera. No se oye el batir de sables, los almendros van perdiendo la blanca virginidad de su color, para iniciarse en un rosa de ilusionantes expectativas, como el mundo nuevo, lleno de amor, que nacerá y existirá, solamente, en la bondadosa fantasía de los niños

 

 

corona-de-espinas-en-el-estilo-del-dibujo-fondo-blanco-ejemplo-vector-204207732
kisspng-rain-thunderstorm-cloudburst-cartoon-overcast-urban-rainstorm-flood-control-5a9b01a3ca08f2.8160962115201079398275
bird-g50e913b2b_1280
15585

RECIBA MIS ESCRITOS POR EMAIL

Suscríbase a nuestro boletín electrónico.

15856
Ir arriba