Caía la noche obscura,
sobre el jardín de mi casa
Mi pensamiento animaba
A no perder la cordura
Estaba la noche extraña
Entre nubes con figuras,
Y en los cuernos de la luna,
Carros que el viento alejaba
Estaba la noche en calma
Y al borde de la locura
Se me apareció el alma
Me dijo que el tiempo apura
Que es la vejez la antesala
Del dios, del que siempre dudas.

15585

RECIBA MIS ESCRITOS POR EMAIL

Suscríbase a nuestro boletín electrónico.

15856
Ir arriba