En el enorme espacio de aquel mundo
Envueltos por el humo de unas velas
Soñaban paraíso, Adán y Eva,
Disfrutando del edén en cuerpos puros
Advertidos por un dios soberbio y duro
Que la manzana  era solo para verla
Nuestros padres no entendieron la leyenda
Procreando cuando el tiempo se hizo obscuro.
Y en lugar de una promesa, eterna y bella,
El universo se volvió un pozo inmundo
Y las tinieblas inundaron nuestra  tierra
Es difícil entender la grave  ofensa
Si creced y multiplicaros fue el discurso

La manzana y el buen dios, fue una quimera.
15585

RECIBA MIS ESCRITOS POR EMAIL

Suscríbase a nuestro boletín electrónico.

15856
Ir arriba