La piel se ha rasgado ensangrentada
En el cuerpo que ignora su suplicio
Fantasías que conducen al inicio                              
De aguas rojas, dulces o saladas
Sucios cortes, usando armas livianas. 
Palabras, que contienen tajos finos,
E inciden sobre el alma cual cuchillo
Cortando suspiros de esperanza                    
Nunca te imaginas la navaja
Que rasgará con crueldad tu entendimiento
Ante la oscura luna, o al nacer el alba
Nunca creerás que en la tranquila calma
– Las estrellas vigilando el firmamento –

 Suaves hechos,  romperán tu alma.

<< Índice de Poemas >>

15585

RECIBA MIS ESCRITOS POR EMAIL

Suscríbase a nuestro boletín electrónico.

15856
Ir arriba